Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

HotSpotlight: Ozark

Si algo ha quedado bien claro después de ver los nominados a los premios Emmy es que las compañías de streaming por Internet ya no tienen nada que envidiarle a las grandes cadenas de televisión por suscripción. Si HBO produce excelentes series, Netflix y Hulu también tiene dentro de sus amplios catálogos verdaderas joyas dignas de ser comparadas con los actuales reyes del rating. Ozark es una producción original de Netflix y si bien está protagonizada por Jason Bateman no hablamos de una de sus acostumbradas comedias. Los fanáticos frecuentemente hablan de Ozark como el Breaking Bad de Netflix por su temática bañada en drogas y lavado de dinero, pero si hay algo que realmente tienen en común es que ambas son excelentes series. Por ello, asegúrate de incluir Ozark en tu watchlist. ¿Todavía no estás convencido? Sigue leyendo.

Ozark es la historia de Martin Byrde y su familia. Desde el primer episodio nos cuentan que Martin se dedica a lavar dinero para un cartel mexicano dedicado a la distribución y venta de drogas. Si bien lo que hace es ilegal, los Byrde viven una vida suburbana normal en Chicago. En un giro inesperado, el cartel descubre que el socio de Martin les ha estado robando dinero y se disponen a liquidarlos a ambos. En un intento desesperado por salvar su vida y la de su familia, Martin convence al cartel que puede continuar la operación de lavado en el Lago Ozark, Misuri, a una escala diez veces mayor. El cartel accede y envía a Martin a mudarse con su familia de manera inmediata, lo que no saben es que él realmente no conoce Misuri, ni el lago Ozark ni cómo lavar el dinero en ese lugar. Así comienza la primera temporada, con una familia destruida y corriendo por salvar su vida en medio de la nada. A todo esto se le suman los propios dramas familiares, los peculiares habitantes del lugar y competidores que no esperaban encontrar.

Las actuaciones son increíbles, sobretodo la de Laura Linney como Wendy Byrde, la esposa de Martin. La dirección y el soundtrack de cada episodio merece una mención honorífica. El mismo Bateman se luce como director en el atrapante primer episodio y el emotivo final de la primera temporada, además de otros dos episodios destacados. La cinematografía demuestra la belleza natural del lugar, sumando tonos oscuros que resultan paralelos a la desesperación de los protagonistas.

Si ya te animas a ver la serie, espera un momento, pues no todo es color rosa con Ozark. La historia que nos muestran te atrapa, emociona, desespera y está muy bien contada. Sin embargo, en un contexto real es poco creíble. Esa es la principal queja que tienen algunos fanáticos con la serie, pues todo lo que nos cuentan resulta imposible de creer. En nuestra opinión, criticar una obra de ficción es como pretender que creamos que Star Wars sucedió en realidad. Lo único que debemos hacer es sentarnos, relajarnos y dejarnos llevar con esta excelente serie que hace pocos días estrenó su segunda temporada, la cual promete ser igual de buena que la primera.